Ana del Bosque Arín

24 abr

“Hacía un sol esplendido, pero las nubes estaban negras de los cañonazos”. Así recuerda Ana del Bosque Arín el día en que tuvo que partir de Bilbao a Rusia. Aquel cielo gris no volvió a verlo hasta muy tarde.

Ana fue la primera entrevistada de esta segunda edición de ‘Los niños que nunca volvieron’. Ahora vive en Salamanca, y está encantada de poder compartir con nosotros su historia.

El día que marchó de su tierra hacia la que ahora es su segunda patria, se convirtió en la madre de sus hermanos. Entonces tenía tan sólo 12 años de edad. Su historia es también la de los hermanos del Bosque. Eran cinco, todos Niños de Rusia, cada uno con un sino diferente.

Ella misma se define como una persona “muy llorona”, pero a pesar de que a sus 87 siga sin poder escuchar una sirena, ha sido una verdadera valiente toda su vida.

Tiene la voz dulce, es educada y comprensiva, pero ante todo es una grandísima narradora. Quizás sea porque no ha podido olvidar ninguno de los detalles de su historia. “¡Es impresionante – exclama – es como si tuviera una grabadora ahí metida!”.

Pronto podremos escucharla en www.losninosquenuncavolvieron.es. Sin duda, conversar con ella ha sido una grata experiencia. ¡Mil gracias Ana!

No hay comentarios

Deja un comentario